Convivio navideño en Guatemala

Copia de DSC02135Una vez más, pasada la fiesta de Navidad, y como ya es tradición en Guatemala, el día 29 de diciembre del presente año 2014, en Panajachel , junto al lago Atitlán, nos reunimos las comunidades OAR del Seminario San Agustín, de la Parroquia San Judas Tadeo de la Capital, de San Miguel Arcángel de Totonicapán y de la Sagrada Familia de Quetzaltenango para celebrar el ya tradicional convivio navideño y a la vez para celebrar el cumpleaños Fr. Jesús Arrondo y Fr. Jesús Miguéliz.

Después de un tranquilo viaje de ida, para las 11 de la mañana, todos estábamos en la casa que siempre nos prestan unos parroquianos de San Judas. Sólo faltaron Fr. Bolívar y Mons. Mario Molina que estaban de vacaciones con sus familias de Panamá.

 

Como siempre las comunidades llevamos lo necesario para tener un buen almuerzo y para pasar unos momentos de agradable convivencia fraterna. Hicimos la visita la lago, en el que, por cierto, ya no se pueda bañar puesto que la “ciano bacteria” pulula a sus anchas e impide bañarse a los lugareños y a todos los visitantes del lugar. También nos dio tiempo para visitar la larga calle comercial que estaba llena de turistas guatemaltecos y extranjeros.

En esta ocasión no llevamos ningún tema concreto de reflexión. No obstante en medio de la reunión distendida y agradable, fueron saliendo, como no podía ser menos, algunos asuntos para comentar, en concreto el tema de la revitalización y reestructuración y el de la carta que Fr. Gabriel nos había dirigido a todos. Salieron a relucir muchas ideas y de cómo todo ello nos afectaría a la mayoría de los religiosos que tenemos más de 70 años. Siempre en un ambiente alegre y cordial y fijándonos más en algo práctico que en lo teórico, partiendo de la reflexión que hacía Fr. Arrondo sobre la navidad, la comunidad y el sentirse como hermanos, fruto de este ambiente navideño que acabábamos de celebrar.

Hubo muchos comentarios y afloraron muchas ideas en torno a los dos temas que centraron nuestra atención y nuestros comentarios.

Después de estas reflexiones pasamos a la mesa empezando por los aperitivos preparados por Fr. Jacinto y los hermanos de Xela. A continuación nos prepararon una carne asada preparada por Fr. Vidaurreta y los de San Judas y terminado con los postres y los turrones. Todo resultó a pedir de boca con alimentos y bebidas llevados y preparados por las comunidades de la Delegación y que fueron compartidos por todos. El ambiente fue extraordinario y lleno de anécdotas y recordando vivencias de tiempos anteriores. Pasamos un día muy agradable y el encuentro fue muy alegre, de forma que todos regresamos contentos de este encuentro.

En fin, para los que dicen que enviamos pocas noticias de Guatemala, les diremos que los seminaristas están de vacaciones, sólo han quedado con nosotros tres dominicanos y un panameño y que el día siete volverán al seminario para comenzar el curso escolar con un número de 18 postulantes, es decir, tenemos el seminario al completo, lleno por segundo año consecutivo con los que reanudaremos la vida normal del seminario. Cinco postulantes han concluido sus estudios filosóficos y 4 de ellos obtuvieron el título de profesorado en Filosofía. Para este curso que comienza el 12 de enero, tendremos un postulantado internacional compuesto de tres panameños, dos salvadoreños, cinco dominicanos y ocho guatemaltecos, además de los tres formadores españoles.

Convivencia en Guatemala

Buenas nuevas desde Totonicapán

2014-10-12¿Quién como Dios? Nadie como Dios.

Aunque en nuestra parroquia de San Miguel Arcángel siempre hay muchos movimientos, en estos días pasados los “meneos” han sido más frecuentes. Ya desde agosto se tuvo que comenzar con las confesiones de los confirmantes que recibirán este sacramento durante los días 16 al 19 de este mes de octubre, de manos de monseñor Mario Alberto Molina Palma. Comenzar desde agosto con las confesiones es la mejor manera para que los religiosos que estamos en esta parroquia pudiéramos dar abasto y confesáramos a tiempo a los 1,320 confirmantes de este año.

Por otro lado, agosto es para nuestra parroquia un mes eminentemente agustiniano y vocacional. De ahí que para el mes de agosto se programaron muchas actividades con el fin de promover el conocimiento del carisma agustiniano y las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal. Como de costumbre, tres religiosas MAR, esta vez, la hna. Sandra Flores, la hna. Rosario Cayax y la hna. Miroslava Calderón nos estuvieron acompañando en la promoción vocacional. Para dar a conocer el carisma agustiniano y promover las vocaciones, se organizaron diferentes actividades: en todas las comunidades de la parroquia se celebró un triduo vocacional, se llevó a cabo una convivencia vocacional con chicas de la parroquia, así como una convivencia de acólitos y otra con los chicos y chicas del grupo vocacional, y los jóvenes JAR participaron en el Encuentro Nacional JAR, que esta vez se realizó en la capital. Asimismo, el 24 de agosto, se celebró la misa parroquial de las 9 de la mañana en honor a nuestro padre San Agustín, la cual también tuvo un tinte vocacional. Y en la tarde de ese mismo día se organizó un festival vocacional. La idea del festival fue que nuestros coros, pastorales y ministerios participaran en un concurso vocacional. De ahí que nueve coros de la parroquia estuvieron participando con canciones vocacionales y también hubo presentaciones teatrales y pinturas. Todas las participaciones fueron, desde luego, con temas vocacionales. Tanto la misa como el festival estuvieron bien concurridos. De hecho, el salón Santa Ana, donde se llevó a cabo el festival, con capacidad para 500 personas, se nos quedó pequeño.

Y desde el inicio del mes de septiembre, como es sabido, en la parroquia no se deja de hablar de la feria de San Miguel. Durante todo el mes son muchos los totonicapenses y otras personas que nos visitan de otros pueblos los que vienen día a día a visitar la co-catedral para venerar a san Miguel. Y, como ya es una costumbre, durante la novena, la gran cantidad de gente que se mueve por estos lados es impresionante. Ya desde la “bajada de San Miguel”, que tradicionalmente se hace el día 18 de septiembre, se puede notar la devoción que en nuestra parroquia se le tiene al santo patrón. Este año, para la temática de la novena se tuvo presente la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium del Papa Francisco. Todos los días se celebraba la misa, la cual presidía un sacerdote invitado, quien también desarrollaba el tema durante la homilía. El desarrollo fue así:

Sábado 20: La alegría del Evangelio, p. Ricado Fallas.

Domingo 21: Todos anunciamos el evangelio, Fr.. Max Vidal Ozuna.

Lunes 22: Una Iglesia pobre para los pobres, p. José Vaquiax.

Martes 23: Las tentaciones en los evangelizadores, p. Ignacio Blasco.

Miércoles 24: Una Iglesia que, con la protección de San Miguel, anuncia el Evangelio cada día, Fr. Lucas Ortiz.

Jueves 25: Una Iglesia en salida, Fr. Bolívar Sosa.

Viernes 26: Los carismas al servicio de la evangelización, p. Vicente Aparicio.

Sábado 27: Pastores con olor a ovejas, p. Boris Macario.

Domingo 28: Una iglesia que, obediente a la voz del evangelio, requiere una impostergable renovación eclesial, p. Juan Damiani.

La eucaristía del 29, día principal de las fiestas patronales, estuvo presidida por monseñor Mario Alberto Molina Palma, quien en su homilía tuvo también presente la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium y exhortó a todos los parroquianos a sentir la invitación a ser evangelizadores alegres de la Buena Noticia de Jesucristo. Después de la eucaristía se hizo la tradicional procesión con la imagen de San Miguel por las calles y avenidas de Totonicapán. Una multitud de católicos devotos de san Miguel nos acompañó tanto en la misa como en la procesión. Parecía como si todo Totonicapán había salido a la calle. Frecuentemente, al compás de la música, con mucha alegría, los totonicapenses exclamábamos ¿quién cómo Dios? Nadie como Dios.

Ahora ya nos estamos preparando para la jornada de primeras comuniones que tendremos desde el inicio del mes de noviembre. Este año, un total de 1,351 personas de nuestra parroquia recibirán a Jesucristo eucaristía por primera vez. Pero de eso y de las demás actividades esperamos contarles en una próxima entrega.

Lucas Ortiz.

Primera Eucaristía en la Capilla del Colegio Agustiniano de Guatemala

Foto 06El domingo 24 de agosto la capilla del Colegio Agustiniano acogió su primera eucaristía. Fue presidida por Fr. Jesús Javier Zoco, consejero provincial, responsable último de la construcción del colegio y concelebrada por Fr. Lorenzo Pérez de Eulate.

La bendición de la capilla se realizó el pasado 24 de abril como un elemento distintivo pero integrado en todo el complejo de instalaciones del colegio agustiniano. Ese día monseñor Oscar Julio Vián, arzobispo de Guatemala, en su breve homilía dentro de la Liturgia de bendición exhortaba a que el templo ayudara a ofrecer junto con la oferta académica del colegio todo una educación en valores católicos que las celebraciones en la capilla para alumnos, padres de familia, personal docente y vecinos de Condado Naranjo pudiera propiciar.

 

Desde hace más de un año, la comunidad del seminario atiende pastoralmente el área de Condado Naranjo donde está el colegio y que además pertenece al territorio de nuestra parroquia de San Nicolás de Tolentino. Por eso, había expectativa porque la iglesia abriera sus puertas al culto. Cosa que ocurrió el domingo previo a la fiesta de San Agustín y una vez que estuvieron finalizados todos los trabajos de decoración internos la capilla. La asistencia de personas fue numerosa hasta llenar todo el templo. Participaron los vecinos de las áreas cercanas al colegio, algunos ya con sus hijos e hijas en el colegio, personal del colegio y algunos de los ingenieros que participaron en la construcción y equipamiento del templo. El P. Zoco recordó en su homilía el objetivo del templo como capilla destinada primordialmente a la atención pastoral y la vivencia de la fe de la comunidad educativa del colegio con las celebraciones religiosas que allí se pueden organizar y desde ahí, estar abiertos a la ayuda y colaboración que pudiera prestar a la parroquia. Precisamente el 28 de agosto, el director titular del colegio, Fr. Axel Sánchez celebró una eucaristía para el personal docente y padres de familia con la que la capilla del colegio comenzaba con su función.

 

Por ser la capilla del colegio sobresalen elementos agustinianos destacando unas vidrieras de San Agustín y Nuestra Señora de la Consolación en el presbiterio a ambos lados de una escultura en bronce de Cristo Resucitado. En un lateral junto a motivos eucarísticos aparece una vidriera de Santa Mónica. Y en la parte superior de la entrada vidrieras que evocan un paisaje guatemalteco, tierra de lagos y volcanes.

 

En la izquierda del templo colegial se sitúa una capilla del Santísimo, orientada a celebraciones más reducidas de alumnos que el departamento de pastoral y la dirección del colegio Agustiniano organicen. Llama la atención el lugar destinado a los restos mortales de los frailes agustinos recoletos que fallezcan en Guatemala. Se ha querido construir un área digna y definitiva en un ministerio propio como es el colegio agustiniano y que exprese la intención de los Agustinos Recoletos de consolidar nuestra presencia en el pueblo guatemalteco, deseo que el Colegio Agustiniano ha venido a confirmar.

 

«Caminata» cuaresmal de La Concordia a Rancho de Teja

La parroquia de San Miguel Arcángel de Totonicapán (República de Guatemala) tiene sesenta comunidades. Barraneché, La Esperanza y La Concordia están físicamente muy alejadas del centro, setenta kilómetros, pero se sienten muy unidas por tradición y, sin duda, también por lo sucedido en el año 1997. Ese año tuvieron problemas de tierras con Argueta, comunidad del departamento de Sololá y parroquia de la diócesis del mismo nombre. Los enfrentamientos se saldaron con siete muertos pertenecientes a las comunidades de Barraneché y La Esperanza.

La única manera de llegar a estas tres comunidades es atravesando Argueta.

Monseñor Mario Alberto Molina, Arzobispo de los Altos, Quetzaltenango-Totonicapán, y Fr. José María Aguerri, recién elegido provincial, expresaron su deseo de que a estas tres comunidades se les diera una atención pastoral más continua y cercana, proponiendo a Fr. Jesús Arrondo que se hiciera cargo de ellas desde Quetzaltenango. El desplazamiento desde Quetzaltenango supone atravesar dos veces el puerto de Alaska, de 3.015 m. de altitud. Muchos días la lluvia o la espesa niebla son compañeras inoportunas de camino.

Visito las tres comunidades los sábados para la formación general y de ministerios, los domingos para la celebración de la eucaristía, y siempre que solicitan para un difunto o alguna petición razonable, además de todos los jueves para la atención cercana a los enfermos. Todos están muy agradecidos. Así se lo manifestó al Sr. Arzobispo una representación de las tres comunidades.

Creo que la lejanía del centro, el estar rodeados de comunidades de otro departamento, y agravado todo ello por los sucesos del 1997 es un inconveniente serio al que hay que buscarle alguna solución. En este contexto me vino la idea de realizar una «caminata» cuaresmal a Rancho de Teja, una comunidad de la parroquia de San Miguel Arcángel, cercana a La Concordia, a unos seis kilómetros, pero separadas por la montaña que las hace distantes. Así me surgió la idea de visitarles por la Cuaresma y que ellos devuelvan la visita en Adviento.

La «caminata» tuvo lugar el día 22 el pasado mes de marzo, tercer sábado de Cuaresma. Se inició desde La Concordia por ser la comunidad más cercana a la montaña. El punto de encuentro y de salida fue el oratorio; era una caminata cuaresmal. A las ocho de la mañana, hora programada, ya habían doscientas personas esperando el pistoletazo de salida. Cantamos el canto-súplica a la Madre: «ven con nosotros a caminar…». Ya en el atrio del oratorio dimos gracias a Dios por la bonita mañana que nos regalaba e iniciamos la «caminata» con el «camina pueblo de Dios». Era algo tan novedoso que la gente salía de sus casas y con sus saludos nos animaban. Ya en la montaña, el camino se hacía paulatinamente más angosto y difícil. La respiración era cada vez más agitada porque nos faltaba el aire. Debido, en parte, a esto, hacíamos paradas para contemplar el bonito paisaje, y para orar y cantar. Para mí, viejo y ya desacostumbrado a estas aventuras, eran paradas confortadoras y reanimadoras que procuraba alargar con reflexiones cuaresmales.

Al fin, y tras varias horas de ascenso, llegamos a la cima de la montaña desde la que divisamos Rancho de Teja. Un momento de parada para contemplar el bonito paisaje y para programar la entrada.

Nuestro destino era el oratorio. Allí nos esperaban los representantes de la comunidad que nos acogieron con muestras de alegría. Ya en el oratorio tuvimos un acto cuaresmal conjunto en el que el intervinieron las cuatro comunidades.

Después compartimos el almuerzo en el atrio del oratorio y, tras un breve descanso, iniciamos el camino de vuelta a La Concordia.

Regresamos cansados pero contentos. Habíamos llevado a cabo un proyecto programado durante días y que había salido mejor de lo que nos habíamos imaginado.

El final de la «caminata» fue en el oratorio de La Concordia. Allí dimos gracias a Dios porque todos, aunque cansados pero muy contentos, nos llevábamos el recuerdo y la satisfacción de una bonita experiencia que pensamos repetir cada año. Experiencia que, creo, les hace mucho bien a estas tres comunidades tan alejadas del centro y tan cercanas a otras que ni son de la parroquia ni son del departamento, y con las que han tenido graves conflictos en tiempos no lejanos que todavía son recordados.

Fr. Jesús Arrondo Redrado.

Misión de los postulantes en Guatemala

 

DSC00022Ha terminado la Semana Santa. Tiempo de gracia en el que nos dedicamos a reflexionar sobre el paso de nuestro Señor de la muerte a la vida con la intención de amarle cada vez más y vivir como vivió él: dando la vida por los otros.

Durante este tiempo privilegiado los Postulantes de Guatemala hemos ido de misión a El Salvador. Estuvimos en la parroquia diocesana de La Hachadura cuyo párroco, amigo nuestro,  nos permitió visitar las distintas comunidades que componen la parroquia.

Los habitantes de esa zona son personas humildes que se dedican a la pesca y la agricultura. Lamentablemente tienen poco acceso a la educación debido a la escasez de transporte y recursos económicos lo que causa que la mayoría de los jóvenes no lleguen ni siquiera al nivel secundario. Esta situación empeora si le añadimos el hecho de que no hay familia que no tenga algunos o la mayoría de sus miembros en “Los Estados” en busca de una mejor calidad de vida.

 

Nuestro trabajo entre estas personas sencillas consistió en convivir con ellos, escuchar sus necesidades, visitar a sus enfermos, animar sobre todo a los niños y jóvenes, y ayudarles a vivir intensamente la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo nuestro Señor.

Aunque no ha sido la primera vez que estuvimos allá, motivar a que los alejados se acerquen nuevamente a Dios, encender el corazón de los jóvenes para que sirvan en su comunidad y causar la sonrisa de tantos niños, son experiencias que siempre nos interpelan y simplemente nos hacen agradecer a Dios por usarnos como sus humildes instrumentos.

Luego de la fatiga que deja el trabajo misionero fuimos junto con fr. Jesús Miguéliz, fr. Pedro Mateo y fr. Lucas Ortiz a subir el “Volcán de Agua”.  Aunque el camino fue largo, a veces fatigoso y debíamos hacer el esfuerzo de mantenernos juntos fue una experiencia agradable vivida con alegría y en comunidad como es del agrado de nuestro padre san Agustín.

 

Página 2 de 6

                 
 Ag. Madrid  SA Panamá Ag.Guatemala S Rita  San Judas Totonicapan
 S Familia S Lucas  Valentuñana  S Madrid  S RD 

Blog de los proyectos en Rep. Dominicana, Madrid y Panamá

 

Solidaridad

Solidaridad RD

Solidaridad Madrid

 Solidaridad Madrid-RD

Solidaridad Madrid-Panamá

Volver