Homilía Dominical

DOMINGO 19° ORDINARIO



Los evangelios nos cuentan algunos episodios de la vida de Jesús, en los que él dejó ver a través de su condición humana, la dimensión invisible de su divinidad. Los milagros que él hacía también permitían ver que en él actuaba una fuerza y un poder superior al que ordinariamente tenemos los humanos. Pero hay dos episodios concretos, que no son obras poderosas para curar un enfermo o para dar la vista a un ciego, sino manifestaciones de la divinidad en la humanidad de Jesús. Uno de esos episodios es la transfiguración; el otro es este que nos narra el evangelio de hoy: su caminata sobre el agua del mar de Galilea.

Leer más...

DOMINGO 18° ORDINARIO


La liturgia de la palabra inició este domingo con la lectura del profeta Isaías. En nombre de Dios, el profeta ofrece agua abundante a los sedientos; a los que tienen ham-bre, pan y vino gratuito, sin pagar. Todos ustedes, los que tienen sed, vengan por agua; y los que no tienen dinero, vengan, tomen trigo y coman; tomen vino y leche sin pagar. Bajo esta imagen de la comida gratuita se expresa la realidad de la abun-dancia del don de Dios. Dios es la fuente abundante de vida, de amor, de esperanza. Nuestra relación con Dios es posible, no porque nosotros nos acerquemos a Dios, sino porque él se acerca a nosotros. La benevolencia de Dios hacia nosotros no es la respuesta divina al esfuerzo de persuasión humano; es la actitud con la que él se inclina hacia nosotros y suscita nuestra respuesta de fe y obediencia. Por eso también hemos declarado en el salmo responsorial: abres, Señor, tu mano y nos sacias de favores.

Leer más...

DOMINGO 17° ORDINARIO


Jesús cuenta tres parábolas en el evangelio de hoy. Voy a centrar la reflexión de hoy en las dos primeras, que tienen en común que el protagonista es una persona que busca un objeto valioso. En un caso es un comerciante en perlas, un joyero, que encuentra una de singular valor y hace todo lo posible para adquirirla; en el otro caso, el protagonista, entiendo yo, es un minero, que busca tesoros bajo tierra, y en un terreno descubre un yacimiento, y hace todo lo que está a su alcance para adquirir el terreno. En ambos casos, los interesados son emprendedores que buscan el logro supremo de su empeño profesional. La parábola no dice que hagan trampas o que recurran a engaños o a procedimientos turbios. Tienen claro un objetivo, actúan con habilidad para alcanzarlo y corren los riesgos propios del oficio, sin causar daños a otros. El hallazgo que cada uno hace es tan importante que sacrifican todas sus demás posesiones con el fin de adquirirlo. Jesús admira en los protagonistas dos rasgos: su actitud de búsqueda, de emprendimiento, de iniciativa para perseguir el objeto valioso y su sentido de prioridad para saber qué se debe sacrificar para obtener el objeto precioso. Jesús dice que en el Reino de los cielos las cosas suceden como en la parábola, y nos deja a nosotros sacar las consecuencias.

Leer más...

DOMINGO 16° ORDINARIO


Acabamos de escuchar un pasaje evangélico más bien largo, que contiene diversas parábolas y sentencias de Jesús. El pasaje comienza con el relato de la parábola del trigo y la cizaña y concluye con la explicación que Jesús ofreció a sus discípulos de esa misma parábola. En medio están la parábola del grano de mostaza y la parábola de la levadura en la masa y una explicación del evangelista de por qué Jesús hablaba en parábolas. Vamos a centrarnos en la parábola primera, la del trigo y la cizaña.

Leer más...

 

DOMINGO 15° ORDINARIO

 

Dos parábolas hemos escuchado hoy. El profeta Isaías nos presenta la Palabra de Dios como la lluvia que cae y empapa los campos y los reverdece y hace germinar las semillas. Su Palabra siempre ejecuta su voluntad y cumple su misión. Jesús por su parte, cuenta la parábola del sembrador. Al explicarla dice que la semilla que siembra el sembrador es la palabra del Reino. El sembrador es él mismo, que ha venido a anunciarlo y a hacerlo presente. La semilla que siembra el sembrador muchas veces se malogra. Pero muchas veces también germina, crece, florece y da fruto, unos, ciento por uno; otros, sesenta; y otros, treinta. En ambas parábolas se afirma lo mismo: la palabra de Dios realiza su misión, cumple su tarea. El hecho de que haya rechazos y fracasos no debe ocultar el otro hecho cierto y verdadero: la palabra de Dios encuentra su realización en el corazón humano. Y además Jesús es muy realista. Esa realización no es de igual calidad siempre. A veces da el ciento por uno, pero otras veces solo el treinta por uno. Pero Jesús se alegra y cuenta la parábola con agradecimiento. Esta afirmación es motivó de aliento y de esperanza para quienes debemos anunciar esta palabra. Es el Señor en definitiva quien asegura el logro de la tarea evangelizadora. El éxito no se mide por criterios humanos, sino según los tiempos y las cadencias que sólo Dios conoce. Quienes reciben su palabra deben estar seguros de que la fe es don de Dios, gracia del Señor.

Leer más...

Página 6 de 10

                 
 Ag. Madrid  SA Panamá Ag.Guatemala S Rita  San Judas Totonicapan
 S Familia S Lucas  Valentuñana  S Madrid  S RD 

Blog de los proyectos en Rep. Dominicana, Madrid y Panamá

 

Solidaridad

Solidaridad RD

Solidaridad Madrid

 Solidaridad Madrid-RD

Solidaridad Madrid-Panamá

Volver